EL HOMBRE PERFECTO. Fran Munyoz, El Dibujo y Bran Sólo

Por suerte, las reacciones frente al machismo son cada vez más notables y avanzamos, paso a paso, hacia una sociedad igualitaria y equitativa. El estigma sobre la mujer se pone al fin en tela de juicio y se libera ésta de viejas cargas aristotélicas.

Sin embargo, si es que cabe un sin embargo, alguien más sufre el efecto de este comportamiento ancestral: el propio hombre.

Hemos nacido en una sociedad que espera lo mejor de nosotros. Nos educan para ser fuertes, valientes, seguros, autoritarios, protectores y padres de familia. Vigorosos machos alfa que todo lo saben, que todo lo pueden, que todo lo quieren, y lo tienen.

¿Qué será de nosotros, los otros hombres, los que no somos seguros, ni valientes, ni fuertes? ¿Y si no queremos engendrar hijos? ¿Y si necesitamos de alguien que nos arrope?

Somos el fracaso del hombre, como nos lo han enseñado, y todo lo que nos han enseñado no nos sirve para nada.

Quizás por eso no tenemos un camino que seguir, una doctrina que nos agote y nos engañe, que nos frustre y nos haga violentos, infelices, destructivos. Hemos soportado vuestro acoso, vuestra burla, vuestra ignorancia… Y nos habéis hecho sentir que no tenemos nada que perder, pues nacimos con todo ya perdido, y eso, quizás, es lo mejor que nos podáis haber regalado.

Somos libres. Libres de pensar, decir y sentir lo que queramos. Libres de formar nuestra familia sin patrones preconcebidos, y hasta de cambiar tantas veces de vida como nos apetezca. Libres de fronteras, de vuestros pecados, de soñar con lo que queramos y, ¡qué locura!, de hasta follar con quien queramos.

Ahora soñamos con reunir estas virtudes y convertirnos en ese nuevo hombre, o puede que soñemos con enamorarnos de él. No nos importa que nos digáis que cambiar es imposible, que el amor no es real o que no existe. pues lo hemos visto.

Fran Munyoz, El Dibujo y Bran Sólo presentan en Matraca Gallery (Málaga) su exposición colectiva “El hombre perfecto”, donde nos plantean el papel del hombre en la sociedad en la que nos ha tocado vivir, durante la lucha feminista y desde un punto de vista personal, diferente y oculto, quizás melancólico, por no poder encontrar a El Hombre Perfecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s